sábado, 25 de abril de 2009

Jaime y las bellotas

Jaime no se da por vencido cuando su primera bellota no crece: aunque los animales pisen la semilla, aunque se coman los primeros brotes, aunque el árbol se rompa porque unos niños se columpian en sus ramas, aunque un leñador lo tale, Tim Bowley anima a insistir, por encima de las dificultades que conlleve lograr una meta. Las ilustraciones de Inés Vilpi resultan un complemento ideal, al aportar colorido, calidez y sensibilidad a esta historia sobre la vida misma y sus circunstancias.

No hay comentarios: